Trabajo en Equipo

Trabajo en Equipo

lunes, 16 de diciembre de 2013

ANTE UN ACENTO DIFICIL DE ENTENDER

Con la internalización de las empresas, es fácil que nos encontramos ante un cliente con un acento que ponga difícil la comunicación.
Si te sabe mal pedir a tu cliente que te repita todo y te callas, te quedas que no te enteras y lo que es peor dando a entender que lo has comprendido todo sin entenderlo.
Cómo proceder.

CONSEJOS

  1. Póngase en lugar de su cliente:
 - si se da cuenta que no lo entiende, no le sentará bien que la                  traten así, es como si la ignorarás y no sentirá ningún trato especial.
     
  1. No esquivar el problema de comunicación:
     - admitir la diferencia, decirle la dificultad de su expresión,                             simultáneamente comunicarle nuestro interés por el idioma y su cultura.
 
     - podemos decirle algo como:  
                     que su acento es encantador, original              
       y darle a reconocer que a nuestro oído provinciano le cuesta interpretar         sus  palabras; así como también comentarle que resulta relevante                   entenderla con   claridad y que no se ofenda si le tiene que repetir o                  pedirle que hable  más pausadamente.
 
    - invítela a hablar de su país expresándole curiosidad sobre su origen                 cultura, es una manera de suavizar la situación.

  
Admitir las diferencias de forma respetuosa es una práctica positiva.
Eludirlas es todo lo contrario, una falta de respeto hacia el interlocutor y es improductivo puesto que puede dar un mal entendimiento.


¿Estáis de acuerdo vosotros? ¿Añadiriáis algo más?
Agradecería vuestra opinión.




Fuente Imagen: http://www.portafolio.co